leonardo da vinci musica

¿Fue Leonardo da Vinci un músico o todo es solo un mito?

Leonardo Da Vinci ha suscitado una gran cantidad de especulaciones fantasiosas en la actualidad. Una de las principales influencias para sus curiosas teorías fue su pasión por la música. En ella se afirma que en La última cena de Leonardo da Vinci, las manos de Jesús y de sus seguidores deben considerarse como cabezas de nota, haciendo una melodía secreta. Sin embargo, no hay pruebas de que ésta fuera la intención de Leonardo.

La cantidad de música relacionada con el Renacimiento en YouTube ha aumentado recientemente debido a la disponibilidad de un antiguo compositor barroco llamado Leonardo Vinci. Recientemente, con lo que creo que son escasas pruebas, un grabado del Museo de Arte de Cleveland parece mostrar un “retrato” de Leonardo como músico.

Leonardo da Vinci musica

En ese caso, Leonardo no tenía en realidad nada que ver con la música. Nos acercamos al 500º aniversario de la muerte del polímata, y su armario mítico se nos va de las manos.

la pintura frente a la música

Leonardo estudió y debatió durante bastante tiempo en sus cuadernos las cualidades relativas de la música, el arte y la poesía. La metáfora de la armonía se empleó con frecuencia en muchas de las obras de sus contemporáneos porque ilustra complicadas disposiciones de partes utilizando conceptos racionales (o razonables).

Proponía que un cuadro o una pintura bien compuestos, o un poema atractivo, podían estar en perfecta armonía con otras obras de arte, al igual que una pieza musical bien orquestada. Al explicar por qué utilizó una metáfora musical para describir la pintura, Leonardo argumentó que pretendía demostrar que la pintura era el mejor arte. Para ello, desarrolló dos argumentos que invitan a la reflexión.

En primer lugar, hizo hincapié en la necesidad de escuchar o ver todas las partes que intervienen en la creación de la armonía al mismo tiempo. Esto sucede en las pinturas, en las que los numerosos colores se mezclan, y en los acordes musicales, en los que se combinan diferentes notas; pero no sucede en la poesía, porque sólo hay una voz.

Además, pensaba que la armonía es importante, y que la obra más fina permite disfrutar de ella durante mucho tiempo. El arte revela la totalidad de su unidad para siempre, mientras que los tonos musicales son fugaces.

La misión está cumplida: la pintura es definitivamente mejor. Incluso después de que esta creencia se extinguiera, el fantasma de las notas musicales efímeras e insustanciales seguiría rondando la música durante décadas. Te lo agradezco, Leonardo.

El alimento del amor alimenta el alma

El interés de Leonardo por ilustrar el estado emocional de sus súbditos en los retratos se menciona a menudo en relación con la misteriosa sonrisa de Mona Lisa. Pero en la Pinacoteca Ambrosiana de Milán, el Retrato de un músico atribuido a Leonardo intenta algo diferente.

No tenemos forma de saber quién era el modelo, pero hay una cosa de la que podemos estar seguros: no era un músico profesional. En la misma época, pintarse con los dedos sobre las teclas de un piano se puso rápidamente de moda entre los jóvenes italianos adinerados.

Veían en la música una oportunidad para expresar su anhelo de juventud, belleza y amor, todo ello cautivo en sus años de adolescencia. El tema del cuadro de Leonardo da Vinci sostiene una partitura musical para que la veamos. Es seguro que se trataba de una canción de amor.

Al igual que en el pasado, la música se consideraba un método eficaz para transmitir sentimientos y emociones a los demás. Se entendía que las canciones retrataban el estado emocional del cantante.

Leonardo fue pionero en el arte de revelar información psicológica a través del retrato, retratando la música como un método sencillo para que el público comprendiera al retratado. Este estilo será habitual en el retrato italiano durante las dos décadas siguientes.

Al ver la imagen del retratado, es obvio que era un ardiente músico aficionado como Leonardo da Vinci. Hay pruebas convincentes de que se deleitaba componiendo y cantando nuevas canciones con el acompañamiento de la lira da braccio, un instrumento de cuerda popular en Italia durante el periodo del Renacimiento. El interés de Leonardo por la música no era nada fuera de lo común. Hasta su muerte, la forma de entretenimiento más popular entre los jóvenes cultos y adinerados de Italia era componer poesía amorosa para cantarla con un instrumento de cuerda.

Buenos sonidos y ciencia del sonido

Un empeño aún más infrecuente de Leonardo fue su estudio de la acústica. Los músicos profesionales de la época no prestaban atención a la acústica, ya que se dedicaban a estudiar la teoría musical y a componer música según las normas establecidas. Mientras Leonardo estudiaba la música como un científico interesado en los fenómenos naturales, Mozart la abordaba como un artista interesado en la belleza.

Leonardo investigó a fondo cómo fluyen los sonidos a través de diferentes tipos de materiales, investigando minuciosamente con una cuidadosa observación, como describe Michel Eisenberg en este magnífico y breve artículo. Sin embargo, la mayoría de las ideas de Leonardo nunca vieron la luz, incluidos sus diseños de instrumentos musicales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × two =